La maquinaria de la ciberdelincuencia

La maquinaria de la ciberdelincuencia

El ransomware y el negocio de los ciberdelincuentes 

 

Detrás de un ataque ransmoware hay un negocio negro, donde ciberdelincuentes son los principales actores , pero no los únicos.

“…Si no se realiza la donación, la filtración incluirá datos de otras partes de la empresa y una descripción detallada de lo fácil que fue para nosotros irrumpir en su red y posiblemente incluso llevar a cabo un ataque a la cadena de suministro en este pequeño proyecto que usted están implementando para la OTAN y EU-LISA…

El FBI ha situado el ransomware al mismo nivel que el del terrorismo internacional responsable de los ataques a las Torres Gemelas el 11-S, dado su gravedad.

El ransomware ha evolucionado tan rápido en los últimos años y se ha vuelto tan sofisticado, que ha creado una sub-economía propia en la que distintos grupos de cibercriminales compran, venden y cooperan entre sí. ¿Quién participa y desde qué lugar? ¿Qué los motiva y cómo trabajan?

Cada cual que juegue su juego

 

Los ciberdelincuentes son los primeros actores de esta cadena y luego existe toda esta organización delictiva detrás. Personas que se dedican a obtener datos de tarjetas y vender esa información, personas que se dedican a realizar determinados kits de herramientas y venderlas para que otros lleven a cabo los ataques. Gente que compra datos, otros que los buscan y los venden.

Toda una sub – economía que hace que sea viable, en este mercado negro, encontrar lo necesario para hacer un ataque y/o hacerse de su propio beneficio y que, en esa búsqueda individual, quede todo disponible y organizado para que, al momento de perpetuar masiva o fortuitamente un ataque, nadie quede a salvo.

Ciberdelincuntes, cibercriminales, abogados, aseguradoras, profesionales del lavado de dinero, son parte de este negocio, del cual pagues o no un rescate o, funcione o no la llave, volver a estar operativos puede resultar complicado. Muchos archivos pueden haberse desplazado o las aplicaciones no funcionar como deberían, lo que ha sumado el surgimiento de empresas que se encargan precisamente de poner orden para volver a la «normalidad» tras un ataque.

 

 

DESCARGA NUESTRO BROCHURE